sábado, enero 21, 2006

Nicaragüenses son menos en precarios

Solo 18% de hogares están conformados por extranjeros Vanessa Loaiza N.

Los nicaragüenses son minoría entre el total de población que habita seis precarios de la capital. Allí, el 64 por ciento de los habitantes son costarricenses, en tanto que el resto son oriundos del vecino país del norte.

Los datos los recoge un reciente Diagnóstico de la inmigración nicaragüense, que realizó la Fundación Promotora de Vivienda (Fuprovi).

Para el estudio, los consultores de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO) recorrieron las callejuelas de La Carpio y La Frontera, en San José; La Aurora y Tejarcillos, en Alajuelita; El Bosque y los sectores 7 y 8 de Los Guido, cantón josefino de Desamparados.

Las encuestas y entrevistas a los lugareños demuestran que apenas un 18 por ciento de los hogares está constituidos exclusivamente por nicaragüenses.

En el 82 por ciento de los hogares restantes está presente por lo menos un costarricense entre sus miembros.

Incluso, en La Carpio -La Uruca-, donde muchos creen que la población es mayoritariamente nicaragüense, viven más ticos.

Allí, de 19.020 habitantes, hay 7.806 nicaragüenses y 11.214 costarricenses. Es decir, 6 nacionales por cada 4 del país del norte.

El viceministro de Vivienda, Ramiro Fonseca, consideró que esta proporción a favor de los ticos es el resultado de la gran cantidad de uniones, donde uno de los cónyuges nació en Costa Rica.

Recuérdese que todos los hijos de estas uniones son costarricenses por nacimiento.

Más jefaturas ticas

Inclusive, al evaluar las cifras según la nacionalidad del jefe de hogar, los nacionales superan a los nicaragüenses.

Según el Diagnóstico..., un 53 por ciento de los hogares los encabezan ticos frente a un 47 por ciento de nicaragüenses.

Esta condición se invierte solamente en los precarios de La Frontera -en Pavas- y La Carpio, en La Uruca, donde hay más cabezas de hogar nicaragüenses.

El Viceministro manifestó ayer que ese tipo de informes son muy valiosos en la medida en que permiten utilizarlos como base para nuevos proyectos en otros asentamientos.

No obstante, recalcó que las conclusiones derivadas de seis precarios no deben extrapolarse a la totalidad de los asentamientos, que en el país ya suman 371.

Fonseca consideró que la población nicaragüense en tugurios podría aumentar si se hubiesen incorporado al estudio otros conglomerados.

Citó los casos de Triángulo Solidario, en San Gabriel de Calle Blancos --Goicoechea-, y Caro Quintero II, en Alajuela. El gobierno asegura que allí hay un 90 por ciento de nicaragüenses.

Otros datos

Los dos investigadores, Marian Pérez y Abelardo Morales, también revelaron en el informe de Fuprovi que dentro de la población que no es pobre y que satisface todas sus necesidades básicas, hay más nicaragüenses que ticos.

En los seis precarios viven 2.383 personas no pobres. De ese total, 1.257 (un 53%) son nicaragüenses, frente a 1.115 (un 47%) que son costarricenses.

Los investigadores suponen que la inmigración no es un factor determinante para más pobreza. "Parece estar más asociado a las condiciones propias de los hogares costarricenses, que de los hogares extranjeros", dijeron.

Otras revelaciones

. El Diagnóstico también dice que:

Los jefes de hogar nicaragüenses habitan la mayoría de las viviendas consideradas en pésimas condiciones.

Además, ellos son los que registran más transacciones de vivienda informal.

De cada 100 casas declaradas propias, 63 son de costarricenses y solo 37 son de nicaragüenses.

Según Abelardo Morales, ello es producto de una doble exclusión de los extranjeros.

Por un lado, sus empleos les dan pocos ingresos; por otro, sufren una situación jurídica -muchas veces de ilegales- que les impide titular su propiedad o aspirar a un beneficio como el bono de vivienda.

El diagnóstico de la inmigración nicaragüense también demostró que uno de cada cinco hogares jefeados por un nicaragüense vive hacinado en un solo aposento.

También reveló que son ellos, y no los ticos, los que trabajan más horas por día. Eso sí, lo hacen en condiciones de subempleo invisible: es decir, con jornadas extenuantes (más de 8 horas) y con salarios que no cumplen los mínimos de ley.

Este estudio incluyó 618 hogares encuestados en los 6 precarios, entre diciembre del 2003 y junio del 2004.

 
Copyright 2009 Istmo noticias. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates | Blogger Styles | WP by Masterplan