jueves, abril 20, 2006

La discriminación es racial y económica

Cabeza de Turco ejecuta con riesgo la astucia periodística, todo por desenmascarar los bajos instintos humanos de la sociedad burguesa.

Por Elvis Martínez Acosta

Si emigrar es ya una pesadilla, peor aún es realizar trabajos riesgosos que pueden ocasionar enfermedades o cualquier otro daño físico y aún más, ser despreciado y discriminado solo por la condición social. No es fácil abandonar nuestra propia identidad cuando supone numerosos riesgos. Durante dos años, Günter Wallraff renuncia a su identidad para convertirse en un inmigrante turco dispuesto a realizar un trabajo periodístico sacrificado y de paso, comprobar el despotismo, la falta de conciencia humana y la discriminación racial y económica de la burguesía de la Alemania occidental.

Producto de las divergencias del gobierno multipartidista de Turquía, esta nación venía sufriendo desde 1950 estocadas en su sistema democrático. Un parlamento paralizado y un gran número de víctimas de estos trágicos sucesos desembocaron en otro golpe de estado en 1980.

Las intervenciones militares en Turquía comenzaron a dejar huellas indelebles en la ciudadanía. Una de estas huellas fue la constante migración de ciudadanos turcos a diferentes partes de Europa, pero principalmente Alemania occidental. En este país los inmigrantes turcos eran despreciados y llevados a menos. De esta bochornosa situación Günter se vale para cambiar su identidad y mostrar el problema xenófobo de los alemanes.

La nueva Identidad de Günter Wallraff lo convierte en Alí, un inmigrante turco ilegal. Con este personaje, Günter vive a flor de piel las penosas condiciones laborares que los inmigrantes turcos debían soportar para sobrevivir en Alemania. Trabajos de limpieza, sin ninguna protección, en centrales nucleares, en una industria farmaceútica como roedor humano, como peón de construcción sin papeles y como cocinero explotado de Mc Donalds… en fin, labores que lo van introduciendo en un ambiente tosco y cargado de desprecio y xenofobia contra los turcos. En esta obra Günter Wallraff pone en peligro a los fuertes y defiende a los débiles. Para demostrar que la discriminación no es solo racial, sino también económica.

Durante el período que Wallraff hace de Alí, se ve sometido al desprecio de la sociedad Alemana y la dura pena de tener que sobrevivir en un sótano, en un cuartucho maloliente de una granja, donde –según la granjera- tenerlo bajo techo ya es un acto humano, todo debido a la intolerancia de una sociedad, quienes ven en el turco una amenaza, sin saber que son sus propios temores y su propio despotismo humano que los vuelca a tal acción.

Continúa ...

1 comentarios:

Anónimo dijo...

hola elvis, me ha interesado mucho tu comentario acerca del libro "cabeza de turco" y me he quedado a medias, ya que pone que continúa, pero no continúa. Si no te es mucha molestia, ¿puedes pasarmelo entero a fran_vmc@hotmail.com? gracias

 
Copyright 2009 Istmo noticias. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates | Blogger Styles | WP by Masterplan