miércoles, abril 19, 2006

LA DISCRIMINACIÓN ES RACIAL Y ECONÓMICA

La discriminación es, además de racial, de orden económico, así nos lo está contando la historia y me lo cuenta mi experiencia a través de la ignorancia de algunos, la insolidaridad humana y la falta de educación, como resultado de la incultura.

Alí, se ve amenazado también por la policía, debido a que no tiene la documentación para permanecer en el país. Él no quiere regresar a Turquía ya que es _según planea Walraff- un perseguido político, si regresa lo encarcelarían. La única salida es lograr su condición legal y para ello, se ve en la dura pena de abandonar su religión –mahometana- para someterse al cristianismo, quiere ser bautizado cuanto antes.

Alí, mal vestido va en búsqueda de la religión católica para solucionar su situación ilegal. Recurre a varias iglesias asentadas en lujosos residenciales, pero cada vez que habla con los curas es despreciado y discriminado, su conversión a la fe católica, a través del bautismo no da resultados; en ningún sitio se le quiere admitir. “Bastantes es que los tengamos que soportar en nuestras escuelas, barriadas suburbiales y estaciones de ferrocarril. Nuestra iglesia-pese a lo vacías que están- deben permanecer limpias y libres de turcos” le responde un aristocrático clérigo, luego de que Alí insistiera en que le bautizaran para convertirse al cristianismo. Es el resultado de los prejuicios, apenas disimulados, de los servidores de la iglesia católica, todo contrario a lo que predicó Jesús; si Jesús los viera, no les daría la cara.

Las experiencias relatadas en la obra muestran también como son maltratados los trabajadores ilegales, contratados por empresas de la construcción, a través de coyotes, personas que son introducidas ilegalmente en trabajos eventuales como esclavos modernos. La amenaza a la dignidad humana de algunas empresas capitalistas como Mc Donalds también figura entre las denuncias que realiza Walraff producto de las vivencias de Alí como trabajador de esa empresa. A ésas y otras penas se ve expuesto Walraff durante sus dos largos años en los que perdió su identidad para convertirse en Alí el Turco.

El desprecio a los turcos en la sociedad alemana, de aquellos años, no solo se daba en el campo laboral, sino en el social. Una de los momentos vividos por Alí y que más pena me acusó fue durante su visita a un bar. Allí, no se le quiso servir una cerveza, los meseros lo ignoraron por su apariencia. En una de las páginas se lee como un hombre, clavando una navaja en el mostrador del bar, le increpa a un inmigrante: "¡Cerdo turco de mierda, lárgate de una vez!" Algo parecido viví una vez en un autobús y sí que duele.

De cierta forma la obra te atrapa en su lectura, más cuando te identificas con la situación que vive Alí, porque es un problema que en la actualidad se sigue viviendo en muchos países de la urbe. La intolerancia a otras culturas crece conforme los inmigrantes se introducen en la vida social y cultural de otros países.

La denuncia que platea el libro es un excelente alegato del periodista audaz y dispuesto a vivir esa otredad (de otro), del inmigrante, somete a prueba y denuncia las injusticias que los empresarios cometen contra los trabajadores extranjeros ilegales quienes debido a la discriminación fatua y estructurada del sistema viven en guetos y en condiciones inhumanas. Cabeza de Turco es una obra maestra, creo que el libro debe servir de lectura a los estudiantes de periodismo, porque introduce técnicas de investigación para aquellos que se quieren convertir en audaces periodistas.

Una característica importante del libro es que éste no nos cuenta una historia ficticia, sino que introduce y hace reflexionar en una realidad dramática. La acumulación despiadada de experiencias humanas truncadas por el despotismo me llevó a lo largo de la lectura en un momento de compromiso con la obra y la situación vivida por sus personajes.

El libro -como cita su preámbulo- provocó conmoción en Alemania, y convirtió al libro en el mejor Best- Seller. Tal suceso, no fue en vano. La historia, exquisitamente lograda, te introduce en personaje reales-no ficticios- en la realidad social como muestra deque el egoísmo humano es natural, pero que la discriminación no es sino el resultado de la falta de conciencia social producto de la amenaza a la que nos sentimos expuestos, es el temor por no aceptar las diferencias y por sabernos o sentirnos mejor que los demás.

Cuando se lee –escucho- a una persona expresarse de otra en forma discriminatoria, se es difícil creer como algunas personas tienen la mente tan estrecha que en lugar de inspirar respeto provoca lástima y repulsión. Con la lectura de este libro pude confirmar lo que ya intuía: la discriminación es, además de racial, de orden económico, así nos lo está contando la historia y me lo cuenta mi experiencia a través de la ignorancia de algunos, la insolidaridad humana y la falta de educación. Pero me quedo con la utopía de que tal situación cambiará.

deje sus comentarios sobre este artículo

0 comentarios:

 
Copyright 2009 Istmo noticias. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates | Blogger Styles | WP by Masterplan