miércoles, marzo 14, 2007

Nobel de literatura infantil para el Banco del Libro

La institución se ganó el premio Astrid Lindgren 2007 por su labor por la lectura

La alegría se desbordó ayer en el Banco del Libro cuando llegó a sus puertas la noticia: la institución fue galardonada con el Premio Astrid Lindgren 2007, uno de los más prestigiosos del mundo en literatura infantil. Algo así como un Nobel infantil.

El premio, dotado con 5 millones de coronas suecas (es decir, unos 700.000 dólares), suele reconocer a autores, ilustradores e iniciativas que inciten a la lectura siguiendo el espíritu de la creadora del célebre personaje de cuento Pippi Calzaslargas.

Sólo que, tal como cuenta María Beatriz Medina, presidenta de la institución, "es la primera vez que el premio del Ministerio de Cultura sueco se entrega a una institución".

El jurado falló a favor del Banco del Libro porque "con espíritu pionero, ingenio y tenacidad, ha buscado constantemente nuevas formas de difundir los libros y fomentar la lectura entre los niños de Venezuela. El entusiasmo, el profesionalismo, la cercanía a los niños y una liberadora falta de mentalidad burocrática caracterizan su trabajo tanto en las barriadas y en los pueblos como en la universidad y en el ciberespacio".

Medina resalta que el premio es un homenaje a la labor diaria y a la trayectoria de la institución. "Nosotros competimos con 107 candidatos y con instituciones como la Jugendbibliotheke de Alemania, que es un centro de estudios para la literatura infantil muy reconocido. Pero también el Banco del Libro es un centro de documentación, un programa amplio de formación de promotores de lectura, y además tiene la promoción de lectura de la mano de instituciones públicas y privadas. Es un reconocimiento al Banco, que cumple 47 años.".

Los miembros del jurado, cuenta Medina, vinieron al país a evaluar la veracidad de las acciones de la institución. "Los llevamos primero a Guárico, donde montamos siete rincones de lectura en seis poblaciones rurales. También los llevamos a Vargas y hasta tuvimos un encuentro en la sede de Altamira Sur con uno de los proyectos que mantenemos con la Universidad del Valle del Momboy (Trujillo), donde le mostramos las bibliomulas, que es una manera de movilizar la lectura hacia las zonas agrestes. Creo que eso los impactó muchísimo".

ANA MARÍA HERNÁNDEZ G.

EL UNIVERSAL

0 comentarios:

 
Copyright 2009 Istmo noticias. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates | Blogger Styles | WP by Masterplan