martes, julio 03, 2007

Entre cielo y tierra no hay nada oculto

Siendo Guyón Massey Mora un adulador de los hermanos Arias, éste cree que es necesario que se le pague por su traición a la patria con millones de colones aduciendo que son para causas sociales.

POR Delber Bermúdez

El martes 26 de junio anterior, se presentó una información de la supuesta donación a la Fundación Ayuda Misionera Internacional Cristiana. Digo esto de “supuesto” porque dichas donaciones, no son otra cosa que negocios sucios camuflados de actos de bondad y pureza. Algunas veces concide aquel dicho de que en nombre de Dios, se cometen los más atroces crímenes.

Quienes se amparan en el nombre de Dios y sus bondades para cometer fechorías, obviamente, son los mismos enemigos de Dios. Qué curioso! y dada la casualidad que esta donación viene de la misma casa matriz del ejecutivo, donde el gobierno central mueve sus tentáculos para girar los 90 milloncillos de colones al “pastor” de la “asamblea legislativa” para depositarse a nombre de la anterior fundación, dirigida por familiares. Ni el común de los ciudadanos pasaría inadvertido de que detrás de tal asunto hay tela que cortar. En otras palabras, estaban utilizando el dinero nacional, el de todos nosotros, para pagar ofrendas ajenas. Siempre soy desconfiado de seres como éstos que juegan de santurrones y modestos, de defensores de los débiles anónimos sin que se rindan cuentas públicas sobre sus acciones, más cuando el dinero utilizado para tales fines es del pueblo. ¿Por qué, quien en Costa Rica conoce las obras de la Fundación Ayuda Misionera Internacional Cristiana? Creo que nadie. Si no es por la prensa no sabemos que existe.

Utilizando el sentido común, podemos ubicarnos en ambos escenarios para escoger uno. Siendo, Guyón Massey Mora un adulador de los hermanos Arias, éste cree necesario que se le pague por su traición a la patria con millones de colones aduciendo que son para causas sociales (mientras en la Zona Norte y en Talamanca nuestro niños recorren descalzos kilómetros para ir a clases), o que es privilegiado por ser incondicional a las causas corruptas del capital; además de ser parte del mismo. Esto no es más que un acto de corrupción descarado o como se llaman a boca de jarro. Aún más, los familiares de Guyón son miembros de esta fundación que ni teléfono tenía. Pobrecitos, como decía un muchacho de su padre “mi papá era tan pobre, que sólo dinero tenía”.

Ahora resulta que no desea ver ese dinero. Los compadres niegan tráfico de influencias. El gobierno central aduce desconocimiento de lo que pasaba. En primer lugar no se puede alegar ignorancia ante la ley y por segundo, quién les va a creer a estos mentirosos y pecaminosos dirigentes de las transnacionales. Estos no son políticos en realidad, sino empleaduchos de las compañías internacionales, que como vampiros toman el poder de facto para succionar los mejores negocios. Esto nos deja un mensaje: “entre cielo y tierra no hay nada oculto”.

1 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que mas que " entre cielo y tierra no hay nada oculto" esta tambien el hecho de que el "que esta libre de pecado tire la primera piedra" Si usted no tiene toda la informacion a mano y con pruebas quien es usted para difamar una buena obra de ayuda social que no se promociona por un canal de televicion.No hay que irse muy lejos a las provincias, aca en SJ tenemos muchos problemas de pobreza y hambre y la mayoria no hace nada por ayudar.Mejor hablemos con hechos, si usted es una persona que ha dado donaciones a esa fundacion tiene todo el derecho de preguntar y pedir cuentas de lo contrario no lo debe hacer.Porque no se queja de los aumentos desmedidos de las instituciones publicas o de los sindicatos o de las convecciones colectivas que pagan sumas exsorbitantes a sus empleados con dinero de nosotros los contribuyentes,mejor que el que " este libre de culpa tire la primera piedra"

 
Copyright 2009 Istmo noticias. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates | Blogger Styles | WP by Masterplan