jueves, octubre 04, 2007

Defensoría plantea conflicto por comercialización con seres vivos

Tratado de Budapest facilita el procedimiento para patentar formas de vida más allá de la legislación nacional.

*La aprobación del Tratado de Budapest es uno de los compromisos que el Estado costarricense adquiere en el caso de aprobar el TLC.

La Defensoría de los Habitantes cuestionó hoy el contenido del tratado conocido como Tratado de Budapest, actualmente en estudio en la Asamblea Legislativa, debido a la falta de precisión, claridad y alcances respecto a las formas de vida que podrían ser objeto de comercialización posterior a su patentamiento.

La Defensoría considera que la sociedad civil, la comunidad científica y las distintas congregaciones deben discutir ampliamente todas las implicaciones éticas, ambientales, sociales, jurídicas y económicas del Tratado de Budapest para que exista una participación informada y, de decidir aceptarlo, asuman la responsabilidad sobre lo que aprueban.

La preocupación de la Defensoría es que la comercialización de las distintas formas y procesos de vida, debidamente patentados a futuro dentro del marco de ese tratado, contraviene los principios en el campo de los derechos humanos, la bioética y, aspectos culturales, económicos y sociales que sustentan la conformación del sentir del costarricense. Para la Defensoría, la sociedad costarricense no ha sido informada oportunamente sobre este tratado, lo que ha imposibilitado a los habitantes conocer, discutir y pronunciarse al respecto.

El Tratado Budapest establece un mecanismo que facilita el procedimiento para patentar microorganismos, sin embargo, no define lo que significa precisamente el concepto de microorganismo, situación que deja abierta la posibilidad de que se incluyan materiales biológicos como por ejemplo tejidos humanos, preembriones y embriones (seres humanos en formación), cadenas proteicas como el ADN y el ARN, semillas y microplasmas.

La omisión de lo que se entiende por microorganismo en el Tratado genera una apertura tal en el depósito, que en la práctica cualquier material biológico puede ser depositado y por ende, luego patentado.

“Estamos hablando de que un pueblo indígena, por ejemplo, que esté usando una planta medicinal, puede el día de mañana perder ese descubrimiento por terceras personas, quienes aprovechando del conocimiento de estos procesos, logran patentar ese producto como propio y consecuentemente obligando a todos habitantes a pagar no solo por su uso para consumo sino también para futuros estudios e investigaciones. Más grave aún, es que se intente comercializar con las formas de vida humana, animal y vegetal, a partir del registro internacional de ese material biológico”, manifestó la Defensora de los Habitantes, Lisbeth Quesada Tristán.

Adicionalmente, lo grave del asunto es que ese material biológico depositado en un centro especial internacional no exige al depositante indicar de dónde obtuvo ese material y el Tratado le prohíbe brindar cualquier información relacionada con las formas de vida que se depositan. Tampoco se exige una descripción ni especificar la procedencia de la muestra y menos aún, que alguien pueda oponerse (llámase Estado o comunidad autóctona), al depósito de ese material.

Para la Defensoría esta situación contraviene entonces la legislación nacional, en especial aquella referente a la Ley de Biodiversidad y de Patentes, pues desprotege las formas de vida tales como microorganismos.

La Defensoría mostró su preocupación porque no hay límites establecidos claramente en el contenido de este tratado, pues deja abierto portillos que generan dilemas éticos en el sistema de valores de la Costa Rica que ha prevalecido hasta el momento. Para la institución evidentemente la adhesión a este tratado no es congruente con el marco normativo del país.

“No estamos en contra de la investigación científica ni de los derechos de propiedad intelectual, pero si creemos que la vida no debe visualizarse como un asunto comercial sino también respetando los derechos humanos, los valores y la ética del ser costarricense. Reitero los habitantes no tienen conocimiento del contenido de este tratado que tiene implicaciones muy preocupantes”, agregó Quesada Tristán.

El criterio del Tratado será puesto hoy en conocimiento de la Comisión de Asuntos Internacionales de la Asamblea Legislativa.

Oficina de Prensa. Defensoría de los Habitantes. 02-10-07

2 comentarios:

QuiQue dijo...

somos nosotros los que no debemos de permitir eso...
hola y adios

Kevin Collins dijo...

Hi. I really enjoyed my brief visit on your site and I’ll be sure to be back for more.
Can I contact you through email address?

Please email me back.

Thanks!
Kevin
kevincollins1011 gmail.com

 
Copyright 2009 Istmo noticias. Powered by Blogger Blogger Templates create by Deluxe Templates | Blogger Styles | WP by Masterplan